Un grupo de pescadores artesanales laborando en el interior del estuario, naturalmente en condiciones precarias.

Los pescadores artesanales manabitas se consideran unos verdaderos profesionales, pese a que nunca han alcanzado un título académico. Ellos son la base importante del desarrollo económico del cantón, la provincia y el país.

La mayoría de los pescadores de San Vicente y Bahía de Caráquez, aseguró el señor Antonio Vélez Medina, presidente del gremio de la vecina ciudad, expresa que esta profesión la aprendieron desde los 8 años. Nunca fueron a estudiar porque sus padres, desde muy pequeños les exigieron trabajar en las faenas de pesca en altamar. Se sienten orgullosos de ser pescadores artesanales. Esta profesión la heredaron de sus padres, dijo.

En la provincia hay más de 10 mil personas que tienen este oficio.

Los pescadores, a pesar de ser parte del motor económico de la provincia, luchan por tener beneficios de ley y que sean amparados en sus trabajos.

Manta es el principal puerto pesquero de la provincia y allí es donde se mueve el comercio. Las condiciones, por acá en cambio no ofrecen mayores atractivos.

 
 
 
 
 

Joomla Templates by Joomla51.com